C/ Mª Josefa Agreda y Muñoz 4, Entslo. dcha. - 03002 Alicante

Noticias

Entérate de la actualidad en el mundo de la farmacia a través de nuestros artículos y noticias. Seguimos evolucionando cada día por eso no dejamos que te quedes atrás.

Cómo poner gotas a un niño

29

Oct 2018

Cómo poner gotas a un niño

Poner gotas a los adultos suele resultar una tarea relativamente sencilla en la mayoría de los casos. La situación en los niños es bien distinta, y lograr que la gota llegue a su destino puede convertirse en un auténtico reto. 

 


Consejos para aplicar las gotas

* Las manos deben estar limpias antes de iniciar el proceso.

* Los más pequeños quizás no entiendan a la perfección las indicaciones, pero sí serán receptivos al tono tranquilizador

* Una vez abierto el bote, retirar la arandela que cubre la base del gotero, ésta podría caer en interior del ojo del niño y lesionarlo.

* En el caso de que se trate de un fármaco, consultar siempre previamente con el oftalmólogo o pediatra o en la farmacia para evitar reacciones alérgicas y/o interacciones con otros medicamentos.

* Si es necesario instilar diferentes tipos de colirios, es imprescindible dejar un intervalo de cómo mínimo 5-10 minutos entre los mismos. La aplicación continuada sin los minutos de espera podría hacer que una gota arrastrara a la otra, anulando así sus efectos.





Cómo poner las gotas

* Hay que ser preciso. Con el niño de pie o preferiblemente sentado o tumbado, orientar ligeramente hacia atrás su cabeza. Debe mirar hacia arriba.

* Con el dedo índice y sujetando a su vez la cabecita, coged suavemente el párpado inferior dejando caer la primera gota, evitando en lo posible tocar el párpado o pestaña con el dosificador para que no se produzcan infecciones.

* Si el niño se niega a abrir los ojos, mantener el párpado superior abierto con el pulgar de la mano que sujeta la cabeza, mientras le ponemos el colirio con la otra.

* Con la mano sobre la frente del niño, aplicar con el dedo meñique una presión suave en la esquina interior del ojo, junto al puente de la nariz, durante de 5 a10 segundos. Esto evita que la gota entre al conducto lagrimal,  y facilita que el ojo las absorba.

* Secar el exceso de líquido que haya quedado, mediante la ayuda de un pañuelo o gasa estéril.


Consejos para casos extremos


* Para casos extremos en que los consejos anteriores no son suficientes aún nos quedan un par de recursos.

* Aplicar la gota en el lagrimal y sujetar suavemente la cabeza del niño, de manera que en cuanto éste abra el ojo el colirio entre en el interior del mismo. A continuación, pedirle al pequeño que parpadee varias veces. El parpadeo ayuda a que los ojos absorban la medicina y restablezcan la visión a la normalidad

* Buscar la alternativa en pomadas. Si existe, ésta se puede poner mientras el niño duerme.



No debemos olvidar…

* Los colirios son de uso individual.

* Comprobar siempre la fecha de caducidad.

* Conservarlos en lugar fresco y seco, y lejos del alcance de los niños.

* En el caso de que la gota sea farmacológica, no prolongar el tratamiento más allá del tiempo recomendado por el médico especialista.

¡Comparte esta noticia!